Las amenazas cibernéticas están en la actualidad y tienen un gran auge, pero existen muchos mecanismos de seguridad para poder evitar que se hagan reales estos problemas. Por ello, los ciberdelincuentes mejoran sus ataques.

Uno de los ataque que utilizan son los troyanos bancarios, que es un malware que últimamente esta en la actualidad para poder sustraer toda la información bancaria, como por ejemplo, pagar recibos,entran en la cuenta bancaria, etc.

Esta amenaza muchas veces se esconde para aparentar de que es algo legitimo y puede acceder a la información a través de de programas que descargamos e instalamos. Esto, está creado para poder atacar tanto a móviles como a ordenadores con un sistema operativo Windows.

Ahora bien, este troyano se puede obtener de diferentes maneras.

Descargar un software malicioso.

La descarga de un archivo puede ser legal pero puede esconder un virus que ponga en riesgo toda la actividad de nuestro dispositivo, por lo que hay que descargar programas desde direcciones de navegación fiables.

Archivos enviados por e-mail.

El correo electrónico es uno de los recursos más explotado por los ciberdelincuentes. En este e-mail, se adjunta un fichero y al descargarlo, se pone en funcionamiento el troyano.

Entrar en páginas infectadas.

El troyano se puede descargar al entrar en la página web, donde se almacene el código malicioso o al hacer click en alguna dirección de navegación que tengan este software infectado.

Debilidades en el dispositivo.

Pueden existir muchas vulnerabilidades en nuestro sistema, por lo que los ciberdelincuentes se aprovechan de los fallos de seguridad para poder introducir troyanos bancarios.

Como actúan los troyanos bancarios.

Existe diferentes métodos para protegernos de los troyanos bancarios.

Registro de datos.

Los troyanos bancarios pueden almacenar todo los que escribimos o lo que almacenamos en nuestro dispositivo, pudiendo recopilar todas las claves de las cuentas.

Capturas y grabación de pantalla.

Este tipo de troyanos tiene la capacidad de coger toda la información a través de las capturas y las grabaciones que hacemos a la pantalla, y especialmente en los teléfono móvil.

Redirección fraudulenta.

Las redirecciones fraudulentas son las más importantes porque nos hacen creer que estamos en páginas web fiables, pero puede que estemos ante una dirección de navegación maliciosa.

Cómo protegerse de este troyano

Para poder evitar los troyanos bancarios, necesitamos una serie de herramientas para proteger nuestros dispositivos. 

Las herramientas de seguridad es una las recomendaciones para poder evitar estos troyanos. Los antivirus pueden prevenir de todo tipo de ataques. Estos mecanismos de seguridad hay que ponerlos en práctica sin importar el software o el dispositivo.

En segundo lugar, se aconseja tener todos los dispositivos actualizados para que no tengan ninguna debilidad y no puedan atacar nuestros dispositivos. También, las aplicaciones o los programas que se descarguen tienen que ser instalados por páginas web fiables y seguras.

Por último y el más importante de todos, es tener sentido común. Por ello, no hay que hacer click en enlaces que no estemos seguros o aceptar la descarga de cualquier programa sin saber si la dirección de navegación no es fiable.

En definitiva, los troyanos bancarios son una amenaza que esta en la actualidad y existe una serie de mecanismos para poder evitar este tipo de troyanos y que no afecten a nuestros dispositivos.

Basado en el artículo de Javier Jiménez aparecido en RedesZone: https://www.redeszone.net/tutoriales/seguridad/troyano-bancario-evitar-ataque/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here