La cadena de valor en el ámbito de la ciberseguridad, es el modelo por el cual están diseñadas las principales actividades y los vínculos de relación entre los distintos eslabones de la cadena.

Primero, tenemos que dedicarnos a la fabricación y tenemos los siguientes agentes; el desarrollo del software que suministra soluciones y aplicaciones que garantiza la seguridad y control de los usuarios; más tarde tenemos los fabricantes del hardware los cuales se encargan del desarrollo de soluciones y herramientas para el cifrado, además de aplicaciones y sistemas para realizar la movilidad por las redes; o tenemos una mezcla de los dos anterior con unos fabricantes mixtos, suministran hardware y software a la vez. Por lo tanto, escojamos la solución que escojamos, son los fabricantes los que entran en contacto con los mayoristas y los distribuidores.

El segundo tramo de la cadena de valor está compuesta por las empresas que hacen de nexo con las actividades de fabricación, que hemos expuesto anteriormente, y tenemos una gran diversidad de agentes.Por un lado, los mayoristas que son los que compran y venden los productos a las consultoras y proveedores de servicios, dentro de ellos pueden ser solo del sector TIC o del sector tecnológico general. Por otro lado, los distribuidores, que son los que venden de forma directa a las empresas de ciberseguridad. Por último, los minoristas que son los que de manera constante tienen tiendas físicas que están orientadas a dar servicios a los puntos finales de venta al público de  PYMES. Con lo cual, todos se dedican a nexo o conexión entre los puntos de venta finales y los grandes fabricantes de la ciberseguridad.

En el último eslabón, tenemos los servicios que se dan a los clientes finales. Proveedores locales, que tiene servicios especializados en el que se venden los productos de la ciberseguridad de forma directa. Los Revendedores de valor añadido o VAR, los cuales venden estos productos pero les incrementan el precio ya que incorporan mejoras en diseño o soluciones.Las consultoras, que son las que prestan un servicio más especializado, de negocio o tecnología; tenemos varios tipos diferentes, el primero una consultora de negocio, que se orienta dar servicio a asuntos legales y de seguridad de la información, segundo las consultoras tecnológicas que se orientan hacia el asesoramiento y respuesta hacia tecnologías de seguridad. Integradores, son los que dan soluciones complejas sobre seguridad TIC, adaptándose mucho mejor a las necesidades de los clientes, incluso a veces los complementan con soluciones propias. Proveedores de servicios gestionados de seguridad o MSSP, los cuales ofrecen servicios de seguridad la cliente pero de forma integral y multidisciplinar, con lo que pueden ofrecer servicios de muy diversa índole.

Como conclusión, el sector de la ciberseguridad es complejo y tenemos una gran variedad de posibilidades y soluciones en cada eslabón de la cadena, lo que le convierte en un sector que se adapta al cliente ya que ofrece múltiples soluciones para él.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here